Por: Lcdo. Israel O. Alicea Luciano, ialicea@clawpr.com
Ya pasada la tormenta las asociaciones de residentes y consejos de titulares están en proceso de organizarse para juntos poner en orden sus comunidades. Aquí proveemos varias recomendaciones para tratar de devolver su comunidad a la normalidad.

 

Comunicación con titulares y residentes

 

Si aún no lo han hecho, la primera recomendación es convocar a una reunión informal para organizarse, unir esfuerzos y conocer lo que la Administración y las Juntas de Directores están haciendo para enderezar su comunidad. Estas reuniones no solo sirven para el proceso de organización, sino que ayuda a presentar ideas, problemas comunes y consejos que pueden servirles a todos los miembros de su comunidad. No saber qué está ocurriendo y qué se está haciendo trae mucha incomodidad y molestia a los residentes. En dicha reunión no tienen que cumplir con los formalismos de ley para asambleas, aunque no se deben tomar decisiones de derramas, aumentos en cuotas u otros parecidos. Simplemente reúna a los titulares explíqueles lo que se está haciendo y organícelos de ser posible para que ayuden a la limpieza y mantenimiento de la comunidad mientras los suplidores comienzan a brindar sus servicios con normalidad.

 

Recorra su urbanización o condominio

Una gran parte de la Isla ha sufrido daños. Es necesario que se forme un comité o que la Junta y la Administración se encargue de recorrer las áreas de la urbanización o condominio para determinar aquellas áreas que requieran atención. Además, sería útil determinar aquellas áreas que requieran seguridad, limpieza, mantenimiento o reemplazo. Una vez se conoce el estado del condominio o urbanización, se podrá organizar la forma y manera en que se atenderán los asuntos que puedan aquejar a su comunidad.

 

Tome fotos y video

En estos momentos, una de las herramientas más útiles es tomar fotos y video de los daños que haya sufrido su comunidad para cualquier posible reclamación futura.

 

Ponga en vigor el plan de emergencia

Los planes de emergencia que requiere la Ley de Condominios se requieren precisamente para ser aplicados en momentos como los que se están viviendo actualmente. Si el plan de emergencia no existe o se desconoce su contenido, lo importante es organizarse y disponer cómo se utilizarán los recursos de la comunidad, las horas de seguridad, las horas de utilización de los generadores eléctricos comunales, las restricciones en el uso de la piscina, la forma y disposición de desperdicios y escombros, etc.

 

Informe al Agente de Seguros

 

El agente de seguros del Condominio o urbanización debe ser contactado para comenzar el proceso de reclamación. Esta persona podrá además conocer las reclamaciones individuales de los titulares y orientarles sobre cómo hacer sus reclamaciones.

 

Comience la preparación para el próximo evento

 

Una vez haya identificado las áreas que necesitan corrección, identifique aquellos asuntos que podrían mejorarse basado en esta experiencia e inclúyalos en su plan de emergencia. De no tener un plan de emergencia, comience a prepararlo para que en el próximo evento se pueda contar con la experiencia que ya se tiene aun cuando los miembros de la Junta no sean los mismos.

 

Tenga paciencia y no pierda la calma

 

En estos momentos las personas están mayormente en modo de supervivencia. Sus contratistas también. Algunos de ellos lo han perdido todo y otros no tienen comunicación. Lo importante es ser paciente ya que todos están intentando darles normalidad a sus vidas. Además, hay que ser pacientes con los residentes y titulares que también pueden haberlo perdido todo y que están desesperados por conocer qué va a ocurrir con sus vidas. Por otro lado, queda en los titulares ser pacientes con los directores de sus juntas quienes también pueden haberlo perdido todo y aun así han estado trabajando desinteresadamente por su comunidad. En general debemos aceptar lo que está ocurriendo y ayudar para que su comunidad vuelva a la normalidad lo antes posible.