pexels-photo-951408

Por: Lcdo. Israel O. Alicea Luciano, info@clawpr.com

Comúnmente nos encontramos con confusiones sobre el derecho aplicable a los controles de acceso que nos vemos recurrentemente intentando aclarar. Ciertamente la Ley puede ser confusa para el lector que no trata regularmente con ella por lo que procedemos a atender por lo menos algunos de estos mitos.

  1. La Ley de Control de Acceso Permite Negarle Acceso a Cualquiera

Mito: El primer mito que tenemos que atender es el del propio título de la Ley. La llamada Ley de Control de Acceso fue concebida como Ley de Control de Tráfico. “Control de Tráfico” describe mejor el propósito de la Ley ya que “Control de Acceso” da una falsa impresión de que se puede negar el acceso aún cuando esas calles no son de la urbanización, sino del Estado. Conocer el nombre verdadero o original de la Ley nos permite quizás tener más claro las limitaciones que trae consigo la Ley.

  1. Puedo Convocar para una Asamblea en una Sola Fecha

 Mito: Muchas asociaciones citan a asambleas para una sola fecha. Sin embargo, la Ley de Control de Tráfico dispone en su Sección 1 que de no obtenerse cuórum en la primera fecha, se citará a una segunda que no podrá celebrarse antes de transcurridas veinticuatro (24) horas de la fecha para la primera reunión.

  1. Puedo Construir, Pintar o hacer lo que quiera en mi Propiedad

Mito: Adquirir una propiedad en una urbanización suele venir acompañado de condiciones restrictivas, reglas y reglamentos que delimitan el tipo de obra que puede realizarse, los colores a utilizarse y hasta se requiere en ocasiones que se solicite aprobación de la Junta o de algún Comité de Arquitectura previo a realizarse las obras. Además existen reglamentos municipales y de las agencias de permisos que limitan el tipo de obras que pueden realizarse. También es importante recalcar que el que se tenga permiso del Municipio o Agencia para realizar alguna construcción no significa que esa obra no está violando las normas aplicables a la comunidad y no impide el que un Tribunal le ordene su demolición.

  1. Un Heredero de una Propiedad Tiene que Pagar Cuotas aún Cuando el Causante no Tenía Obligación de Hacerlo

Realidad: La Ley de Control de Tráfico permite que una persona que se opone a un cierre propuesto luego que ésta adquiere la propiedad no tenga que contribuir para los gastos del cierre. Sin embargo, según se dispone en la Sección 11 de la Ley, dicha exclusión de pago solo cubre a la persona que era dueña de la propiedad y que se negó al cierre. Una vez esa persona fallece o vende la propiedad, el adquirente sucesivo tendrá la misma obligación de pago que cualquier otra persona que haya consentido al cierre.

  1. No Tengo que Notificar a la Junta si Vendo o Alquilo mi Propiedad

Mito: La Sección 17 de la Ley de Control de Tráfico requiere que toda venta o arrendamiento sea informada a la Junta de Directores junto con los documentos fehacientes de la transacción en un término de 30 días. Esta notificación es de suma importancia para propósitos de la efectividad del control de tráfico y para el cobro de cuotas. Esto a pesar de que en los casos de arrendamiento, el dueño arrendador siempre tendrá la obligación del pago de la cuotas impuestas por la Asociación.

Publicado en El Nuevo Día, Construcción, 8 de junio de 2018.