Por: Lcdo. Israel O. Alicea Luciano, info@leydecondominios.com

La Real Academia define confianza como “Esperanza firme que se tiene de alguien o algo.” Antes del paso del Huracán María, cientos de miles de titulares en condominios confiaron en compañías que a cambio de una prima les responderían en caso de siniestros.

Con cada día que pasa sin recibir compensación de sus seguros, esos titulares se dan cuenta que el pacto no era lo que pensaban. A más de 500 días del Huracán, mientras esperan por sus aseguradoras, descubren que la industria de seguros no es tan confiable como se proyectaba. En cada asamblea de renovación del seguro, más titulares reclaman cómo se va a renovar una póliza con primas duplicadas o triplicadas cuando aún están en espera de la compensación correspondiente a los daños que sufrieron dos renovaciones atrás.

Según se acerca el segundo aniversario de María, los titulares se verán obligados a presentar acciones por incumplimiento de contrato para atender el mal que les aqueja. Ante la avalancha de reclamaciones que se avecina, las aseguradoras en Puerto Rico deben evaluar cuánta confianza tienen en que sus prácticas les permitirán continuar en el mercado local o si correrán el mismo destino de las que ya han desaparecido.